CAMINO DE ESPERANZA





ADVIENTO 2011









Empezamos la cuenta atrás del tiempo de la esperanza, de la ilusión de ver llegar a nuestros hogares y a nuestros corazones la alegría de un Nacimiento, ¿qué madre no vive ese tiempo con esperanza sabiendo que en sus entrañas crece una vida? ¿Hay algo más grande en el ser humano que poder dar la vida? ¿Qué familia no prepara esta venida?
Camino de esa esperanza nos encontramos con las dificultades que nos plantea la vida igual que la madre en su embarazo, cada día que pasa es un obstáculo más superado. Ella habla con el ser que lleva dentro y trata de darle ánimos, ríe y llora con él y sufre pensando si será feliz.
Los cristianos también emprendemos ese camino a la nueva vida que se acerca, lo hacemos siguiendo la luz que nos guía, unos con más dificultades y otros quizás con menos, pero todos con la esperanza de llegar a tiempo. Y la luz en su trayectoria va recogiendo los ruegos de aquellos que se encuentra.



-Yo te pido que le digas que llevo dos años en el paro, tengo mujer e hijos y sufro cada día cuando llego a casa sin nada.



-A mi el trabajo me va bien, pero dile que la droga ha hecho prisionero a mi hijo.



-Yo he conseguido llegar, otros se han quedado en el camino, pero no tengo papeles.



-Sufro postrado en la cama dile que me levante algún día.



-Somos ya mayores, los hijos están bien colocados, diles que vengan a casa, ya sabemos que están muy ocupados, pero se les echa de menos en el ocaso de nuestros días.



-Yo espero a las puertas de un comedor, dile que en esta ciudad sean generosos.



-Por favor ayúdale, sólo encuentra la solución en el alcohol, mis hijos sufren.



-No puedo más, los golpes no me dejan levantarme, dile que no sea un número más en la lista “violencia de género”.


-Qué sólo vaya en “misión humanitaria” y desaparezca la palabra guerra.



-Soy sólo un niño y no entiendo porqué los mayores no me dejan ser feliz.



- Tengo en mis manos el porvenir de este país, dile que no me quede con él.



- Cada día es más difícil mi misión pastoral, dile que me ayude a mantener mi vocación y pueda ayudar a otros a encontrar su Fe con mis palabras y hechos.



- No tengo el mismo color, mismo idioma, mismo país, pero dile que sigo siendo humano.



-Tengo dudas, mi “Fe” desaparece dile que me guíe como la estrella de Belén.



- ¿Porqué sienten miedo? diles que serán buenos padres, que me dejen ver esa “Luz” a la que todos le piden algo, ya sólo me faltan unos meses y podré ser la “Esperanza” que ellos ahora no tienen.



Sólo quedan unas semanas, sigamos el camino, no dejemos de ver la Luz al final del mismo, y celebremos la Natividad, el triunfo de la luz sobre la oscuridad, de la esperanza sobre la angustia, de la paz sobre la guerra, de la razón sobre la sinrazón, de la solidaridad sobre el rechazo, de la generosidad sobre el egoísmo, de la………..

Ana Herrador Marín

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada