La cuna vacía ya te espera....



La cuna está vacía, es casi así que siento el corazón  ansioso que espera tu venida.

Pronto, muy pronto te pondré en ella, te miraré a los ojos y tú me sonreirás, te daré mi arrullo y en un momento solo tendré la ilusión de que. al ser tan pequeño, me necesitarás.

Solo quedan unos días, ansiosa estoy de ver tu carita y que en ella asome la ternura que me vas a regalar, tenderás tus brazos a mi y yo me hincaré de rodillas. En ese momento te daré toda mi vida entera, te daré lo que fui, lo que soy y lo que seré. Te entregaré todo, muy poco para un ¡Rey! muy poco para ¡El que va a dar la vida por mi!.

Pobre vas a nacer y pobre vivirás, pero sé que con tu vida harás ricos de espíritu a todos los que a ti se acerquen. Vacía está la cuna pero mi corazón lleno de alegría porqué en él vas a nacer, vas a nacer en cada uno de los corazones de todos los que ansían tu llegada. 

Ven Hijo mío pronto, no tardes. La espera es dulce pero a la vez amarga, no sé si la felicidad te acompañará, no sé si la vida te tratará bien, pero a tu lado siempre estaré hasta tu último suspiro, no me rendiré aunque sufra en lo más hondo de mi corazón.

Con tu nacimiento te haré mio de nuevo, no temas mi Dios, mi único dueño. Te pediré que nazcas en mí  todos los días de mi vida y que el sufrimiento se convierta en alegría.

Ven Hijo mío pronto, no tardes la cuna vacía ya te espera y mi corazón se abre para ti. Trae amor para los desamparados, paz para los desterrados, consuelo para los afligidos, felicidad para los niños maltratados, esperanza para los parados, pan para los hambrientos y cordura para los que llevan el peso del mundo en sus hombros.

Tu madre





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada