Pregón de Romería 2011

Texto e imágenes: www.cruzdeguia.org

El atípico marco temporal del Domingo de Resurrección nos trajo el Pregón de Romería, que tenía lugar a las 20 horas, de ese día 24 de abril, en el auditorio del Hospital de Santiago. Fue precedido por la imposición de bandas a las romeras que acompañarán a la Virgen durante los días 1 y 2 de mayo.



Al pregonero, Juan Luis Millán Expósito, lo presentó su amigo Alfonso Mendoza Chinchilla, que formó parte de la directiva de la Real Archicofradía bajo la presidencia de Millán. Destacó del pregonero la gran cantidad de años que estuvo al servicio de la hermandad, en la que pasó por diversos puestos hasta ocupar el de hermano mayor, así como el hecho de que se tratase del primer aldeano pregonero de nuestra romería. En lo profesional lo describió como a un maestro serio y competente, pero muy cercano a sus alumnos del Colegio Salesiano. Igualmente dijo de él que se trataba de alguien muy comprometido para con la Iglesia, a través de las diversas asociaciones y colectivos eclesiales a los que pertenece.



El pregonero comenzó felicitando a todos los presentes por el gran acontecimiento de la Pascua de Resurrección, sin la que no tendría sentido alguno la romería que iba a pregonar, dijo.Juan Luis Millán mostró, con orgullo, sobre el estrado su condición de aldeano, (es natural de Santa Eulalia), un estrado que estaba presidido por un cuadro panorámico de la aldea de Santa Eulalia y sobre el que se encontraba una imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, en una clara alusión a la influencia que la Virgen ejerce sobre el lugar.
Comenzó su pregón con algunos apuntes históricos sobre la devoción a la Virgen del Gavellar, afirmando estar convencido de que la relación de la patrona con la aldea es anterior incluso a la que mantiene con Úbeda. Recreó el instante en el que el modesto Juan Martínez encontró la talla de Nuestra Señora e imaginó cómo serían los momentos en los que subía la cuesta para llevar la Virgen a la aldea.
Continuó narrando las romerías de su niñez y describiendo el fervor y la emoción que sentían los aldeanos cercana la romería, pero también durante cualquiera de las celebraciones marianas. Habló de su etapa y de sus vivencias en la junta directiva, así como de los actos relevantes para la Real Archicofradía, deteniéndose especialmente en la conmemoración del VI Centenario de la aparición.
Su alocución estuvo salpicada de anécdotas, unas llenas de ternura y otras impregnadas de ciertas dosis de tristeza, así como de las canciones del coro sabioteño “Amigos de San Marcos” procedente de una ciudad, afirmó Millán, que tan ligada estuvo a la devoción guadalupana. También ilustró su disertación con una serie de diapositivas, que iban haciendo alusión a los momentos y a los hechos de los que iba hablando.
El pregón finalizaba citando y emplazando a los ubetenses a acompañar a la Madre del Gavellar en su próxima romería.



Juan Luis Millán tuvo la valentía de no renunciar a sus orígenes y a sus raíces aldeanas, enfocando casi todo el pregón desde la óptica de los hombres y de las mujeres que viven y han vivido en Santa Eulalia y que han sabido, como hicieran sus padres con él, transmitir la devoción por Nuestra Señora de Guadalupe de generación en generación. Está claro que se trató del pregón de un bien nacido.
Una gran ovación ponía fin a su intervención a la que siguió un recital del coro “Amigos de San Marcos”, de Sabiote.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada